Categorías
Actualidad Futbolística

TRÍO DE ATAQUE DE COPIAPÓ PASÓ POR TERCERA DIVISIÓN

En un hecho singular, esta temporada se dio la particularidad en el cuadro nortino de juntar a varios delanteros que supieron aquello de dar la vuelta larga. Son ellos Brayan Valdivia, Luca Pontigo y Camilo Ponce. Nuestro portal entrevistó al ex jugador de Deportes Rengo, monarca de la Copa Absoluta 2015, quien después desembarcó en clubes profesionales como San Felipe, Universidad de Concepción y Ñublense, tras destacar como volante ofensivo primero. Todo tras haber sido goleador de la competencia de ANFA el año anterior. Ahora en el norte, a sus 25 años este capitalino busca su consolidación, como también la continuidad que no tuvo en los otros equipos. “Estamos para ser campeones”, vaticina.

Juan Antonio Torres

Es un amor de persona. Lo vimos jugar en Tercera División in situ; lo hemos seguido por TV en Primera División y Primera B, comprobando su metamorfosis. Ya no es aquel imberbe jugador que se aburrió de anotar en cada cancha donde le tocara actuar. Ahora se le nota distinto físicamente, con mayor musculatura, detalle que con el entrenamiento característico del profesionalismo suele beneficiar a los muchachos que escalan de división, para no verse tan chiquitos. La misma alimentación debe influir también, con nutricionistas encima.

En nuestro diálogo telefónico con Brayan, luego del habitual entrenamiento vía zoom, recordó con emoción sus primeros pasos, reconociendo que sigue muy pendiente de todo lo que acontece con Tercera División, porque tiene amigos en varios equipos. Pese a no haber hecho cadetes, le bastó un trascendental paso por la Escuela de Fútbol de Pascual de Gregorio para aprender lo teórico y práctico, llevándoselo el ex embajador nuestro en Italia a Deportes Rengo cuando se hizo cargo del primer equipo. Su pupilo le respondió de inmediato inflando las redes contrarias cada fin de semana. Lamentablemente, su entrenador se iría con los meses, llegando Mauro Benavides, con quien también congenió, resultando goleador en la temporada 2014 en que se coronó Colchagua.

“Todo lo que he logrado en el fútbol se lo debo a Pascual de Gregorio, de quien estoy muy agradecido”, nos confiesa Valdivia, agregando que “en el campeonato no nos fue muy bien como equipo, aunque a mí en lo individual me resultó estupendo, saliendo goleador del torneo. Luego a comienzos del 2015 fuimos campeones de la Copa Absoluta ante el Real San Joaquín, surgiendo la posibilidad de irme a San Felipe, donde me recibieron muy bien, sin hacerme sentir que venía de otra división. Igual el cambio me costó al principio y tras un primer año irregular, vino mi segunda temporada en el Aconcagua donde sí aparecieron los goles”.

Y como goles son amores, además que Brayan fue elegido en algunos partidos como el jugador CDF, las cámaras también abrieron puertas, llegando la oferta de Universidad de Concepción. Podrán imaginarse lo importante que era para él escalar hasta la Primera División. Sin embargo, no tuvo continuidad con Francisco Bozán, volviendo a San Felipe al poco tiempo.

“No culpo a nadie. Todo pasó por cosas mías nomás. Fue igual una bonita experiencia, constatando que el nivel de jugadores en Primera División es de jerarquía, siendo muy importante la experiencia. Partí después a préstamo a Ñublense, donde anduve muy bien y me dieron más oportunidades de jugar. De hecho, como equipo estábamos terceros peleando arriba, hasta que vino el estallido social. Luego finiquité con la U de Conce y me contrató Deportes Copiapó, un equipo al que enfrenté gustándome siempre su estilo de juego”.

Ahí entra a tallar el argentino Héctor Almandoz, nativo de Morón, cuya mano venía sintiéndose desde el año anterior llegando a disputar la liguilla que se disputó este año en el Estadio Nacional. Todos, desde su director técnico hasta el que abre el portón del estadio, creen estar para grandes cosas con el León de Atacama una vez que se reanude el campeonato; se dice que el 31 de julio o las primeras semanas de agosto, dependiendo del COVID 19. Lo cierto es que Brayan coincide con su entrenador, recordado por sus grandes campañas como jugador en Vélez Sarfield, de quien nuestro entrevistado destaca facetas que suelen ser claves en la interna.

“Me gusta la idea del cuerpo técnico y su forma de ver el fútbol, con mucha posesión. Ya cuando los enfrenté con Ñublense el año pasado me encantó Copiapó. Yo creo que estamos para ser campeones y con esa mentalidad iniciamos este torneo. Lástima que se nos cortó el hilito con la para obligada. En mi debut ante San Luis logré anotar de inmediato, lo que me dio más confianza. El profe es cercano al jugador, te habla y aconseja y eso es algo que a mí me llega mucho. Tal vez eso me faltó en los equipos anteriores en los que estuve, alguien más paternal”.

Reconociendo la enorme baja que significó la partida del goleador Maxi Quinteros hacia la U de Concepción, por la forma de jugar que tienen los nortinos, cualquiera de los delanteros podría tomar la posta de pichichi ya que hay un fútbol ofensivo. Curiosamente, de los cinco hombres de avanzada, tres de ellos supieron lo que es jugar en Tercera División. Mientras Camilo Ponce fue campeón con Trasandino, Luca Pontigo defendió al Real San Joaquín y Brayan Valdivia a Deportes Rengo. En su caso, ganando la Copa Absoluta con un plantel plagado de figuras reconocidas de hoy como Jonathan Andía, Jesús Pino y Sebastián Céspedes.

“Era un equipazo ese”, nos dice. Y profundiza afirmando que “varios de ese plantel estamos hoy en el profesionalismo. Ahora se dio en Copiapó que tres de los delanteros han dado la vuelta larga como se dice, sirviéndonos el paso por Tercera para explotar. Ya ve usted a Camilo, campeón el 2012 con Trasandino y Luca campeón de Segunda con Santa Cruz al año siguiente de haber estado en Real San Joaquín. Ese paso sirve mucho para la constancia y lo recomiendo dar. A mis 25 años, creo ya estar preparado para consolidarme de una buena vez, mire que mi hijo mayor me reclama siempre porque se tiene que estar cambiando de colegio todos los años, claro que la familia es mi principal motivación”, nos confiesa sonriendo.

Se refiere a Andy, quien ha tenido que deambular por San Felipe, Concepción, Chillán y Copiapó conociendo compañeros y profesores nuevos. La hija menor, Agustina, es más pequeñita. Las dos bendiciones que le ha dado a Brayan su pareja Danar. Ahora esperan establecerse en el norte, lo que significaría que al hombre mayor de la casa le está yendo bien en su nuevo equipo.

No obstante recorrer cada zona del país, Brayan Valdivia es de Santiago, de la Población Santo Tomás de La Pintana, donde vive su familia. Al concluir la nota, le envió un mensaje a los muchachos de Tercera, como también recordó a sus profes de la división y otros personeros: “Mi agradecimiento a Pascual de Gregorio, Mauro Benavides y Fred Gayoso por enseñarme tanto en mis primeros pasos. Como también a Carlos Gallardo de Rengo, siempre preocupado de que nada me faltara. Los recuerdo siempre. Y mi consejo a los jugadores de Tercera es que sean profesionales en todo momento, no sólo en la cancha. También deben serlo en sus casas. En el día a día, en las comidas y ojalá tengan harto descanso. Deben mostrar amor por lo que hacen y perseverancia. Si ser futbolistas es lo que soñaron siempre desde niños, entonces ese es mi mensaje”.   

Print Friendly, PDF & Email