Categorías
Actualidad Futbolística

“ME SIENTO CAPACITADO PARA DIRIGIR EN PRIMERA DIVISIÓN”

La afirmación corresponde al técnico Felipe Cornejo Mayora, reciente campeón de Segunda con San Marcos de Arica, no obstante, lo cual, no le renovaron el contrato, optándose por Hernán Peña, en definitiva. Pese a lo que a todas luces parece ser una injusticia, el profesional nacido en Concepción ve el lado positivo de las cosas, sacándole provecho a este tiempo de inactividad futbolera para ordenar sus apuntes y seguir perfeccionándose, sin olvidar que los torneos ni siquiera comienzan. Lo cierto es que el también ex DT de Naval, Fernández Vial e Independiente tiene un futuro esperanzador en su profesión y no tenemos dudas que llegará lejos. Todo lo realizado hasta ahora arroja números azules para él, “siguiendo el estilo de Simeone por todo lo que transmite”, nos confiesa.

Juan Antonio Torres

La tiene clarita. Basta conversar con él para darnos cuenta que por algo le ha ido lo bien que le ha ido. A sus 36 años, Felipe Cornejo está para cosas grandes. En rigor, ya las ha conseguido. Sin embargo, cuando parecía ser la oportunidad precisa para dar el salto a Primera B, se tomó en el norte la incomprensible decisión de optar por otro técnico. Pero así es el fútbol muchas veces.

Con seguridad, este sorpresivo desenlace también le servirá al penquista para no dar por hecho en el futuro algo mientras no esté firmado, como tampoco dar nada por garantizado, aunque haya hecho bien las cosas consiguiendo las metas propuestas. Por lo menos, así fue en la ciudad de la eterna primavera, como asimismo en todos los clubes en que ha dirigido, viviendo experiencias positivas que a esta altura de su ascendente carrera lo hacen proyectarse para cosas grandes. En ese sentido, puede estar con la conciencia bien tranquila.

“He tenido la posibilidad de cumplir en cada club con la misión para la que fuimos contratados. En Naval la prioridad era no descender y darle tiraje a la chimenea. Cumplimos ambas. Incluso peleamos el campeonato ese 2015-2016. Era un plantel corto, donde recluté desde el amateurismo a jugadores que lograron reencantarse como Leo Martínez, Jonathan Almendra, Marcos Moscoso, Ricardo Parada y Eduardo Vilches. Este último fue el que más provecho le sacó. También rescato que ahí dirigí las Sub 13-14 y Sub 17-19, siendo luego analista y ayudante técnico. Después en Fernández Vial logramos el ascenso, haciéndonos muy fuertes de local y terminando invictos en casa. No sé si antes el club logró eso. Posteriormente, vino Independiente, que había cambiado de dueño recién, clasificando a una liguilla, algo que dicho club no celebraba desde 1978 o ´79. Y en Copa Chile pasamos a segunda ronda, también algo inédito para ellos en esta nueva modalidad. Y llegamos a Arica, siendo campeones de Segunda, permitiendo que el club volviera a Primera B”.

Ahora, es tan hidalgo Felipe que, respecto a este último logro, les entrega todo el mérito a sus jugadores. Así como les endosó la responsabilidad de responder a la historia de la institución y de la ciudad misma, vio durante todo el año la entrega profesional de sus pupilos. Hasta dar la ansiada vuelta olímpica.

“No es nuestra culpa el final que tuvo el torneo. Nosotros cumplimos con el objetivo de ser campeones, algo que considero justo porque desde la cuarta fecha lideramos la tabla y no la soltamos más. Y le agrego que, en los tres duelos ante Colchagua, ganamos los tres. Fueron siempre un durísimo rival, lo reconozco, pero nuestros enfrentamientos directos nos favorecieron. Los jugadores resultaron claves. El plantel de Arica fue hecho para subir, con refuerzos de experiencia y otros picados que llevamos. Todos llegaron a aportar con su granito de arena”.

Efectivamente, fue así. Hasta agregaríamos otro dato de la causa a nuestro juicio no menor, que realza el mérito de su faena técnica en todos estos años. Nos referimos a las oportunidades que les dio a jugadores de Tercera para llegar al profesionalismo. Fue así en Independiente y Arica, llevándose varios pupilos que lo acompañaron en el título con Vial. De ahí la importancia de comenzar desde abajo a ejercer en el fútbol criollo, lo cual permite constatar que en el circuito de ANFA hay muy buena materia prima.

“Yo creo en el jugador de Tercera. El haber dirigido ahí me permitió conocer la calidad de muchos jugadores y jugármela con plena confianza por ellos. En Independiente la base era de Vial. Y a ellos mismos les sirvió el salto a Segunda porque varios terminaron en clubes más grandes después. Usted ve a Abello en Ñublense, Castagnoli en su momento en Coquimbo y Fuentealba en La Serena. También me llevé a Cauquenes a Yerko García, quien tenía todo para jugar incluso en Primera. Y en el norte, volví a llevarme a Ignacio Meza, a quien vimos en Municipal Santiago antes llevándolo de ahí a Cauquenes. En Arica también anduvo muy bien”.

Un plantel que él armó este de San Marcos. De ahí que aparezca hasta inexplicable que no le hayan renovado contrato tras ser campeones, optándose en definitiva por Hernán Peña que había combinado buenas y malas en Barnechea. Una decisión que sorprendió a todo el mundo futbolero que supo de la campaña ariqueña, en especial, al que cubre dichos circuitos, con prensa humilde pero noble. Pese a lo que pudiera pensarse, este penquista oriundo del sector de Chillancito cerca del terminal de buses Camilo Henríquez, no guarda rencor. 

“Para todos los que estamos dentro lo vimos como algo inexplicable. Como lo es más el que el técnico campeón hoy esté sin club. Lo cierto es que dábamos por hecho que seguíamos en San Marcos, pero la decisión de ellos fue otra. Yo estaba en carpeta para clubes de Segunda y Primera B. Sin embargo, hay que ver el lado positivo, capaz que haya sido hasta para mejor. Piensen que ni siquiera se está jugando. No descarto volver con todo el próximo año y seguir creciendo profesionalmente, aunque también es cierto que debemos llenar la olla. Pese a todo, me siento incluso capacitado para dirigir en Primera División”.

Formado en el club Juventud Kennedy de Barrio Norte en Concepción, mismo elenco de donde surgieron los hermanos Andrés y Eduardo Vilches, además de Gabriel Vargas, este ex lateral derecho de dicho equipo ocupa sus horas frente al computador, como también viendo fútbol por televisión. Eso con la típica visión de un profesional del balompié que les permite ver cosas distintas que el común de la gente. Seguramente rescatando más lo táctico que lo estético. Al respecto nos dice:

“No soy mucho de seguir la metodología de Marcelo Bielsa, sin desconocer todo lo que él te deja en diferentes aspectos, pero me siento mucho más identificado con Diego Simeone. Me gusta lo que él transmite durante los partidos. Ese es mi estilo también. Si bien antes me costó algunas expulsiones, me hice una autocrítica y ya vieron que en Arica tuve una temporada normal en ese aspecto. En Vial era imposible no sentir la efervescencia de su hinchada. También tuvimos que realizar un trabajo sicológico con los muchachos que de la nada pasaron a tener prensa hasta en los entrenamientos. Igual les advierto que yo tranquilo en la banca no seré jamás”.

Y nos despedimos, deseándole lo mejor. Lo mismo que él a nosotros en el problema de salud que hoy enfrentamos, para lo cual estas entrevistas que hemos realizado para el portal nos han servido como enorme terapia para sentirnos vigentes. La misma vigencia que pronto retomará Cornejo, quien en todo este recorrido constató que mientras más dificultades y carencias que te presente el camino, mayor será el aprendizaje. Y todos sus clubes le han dejado algo al respecto para ser uno de los técnicos con mayor proyección del fútbol chileno. Ya lo verán.

Print Friendly, PDF & Email