Categorías
Actualidad Futbolística

“LA TERCERA DIVISIÓN ES MEJOR QUE LA SEGUNDA”

Es la sensación que le queda a Miguel Ángel Sánchez considerando lo ocurrido en las últimas temporadas. El técnico de Trasandino se alista para dirigir al Cóndor esta vez como el primero de a bordo, explicándonos en esta nota, las razones que impidieron a los verdes ascender el año pasado, algo que se aclamaba después de su gran Copa Chile dejando hasta el alma ante Everton. El club, sin bien lleva meses sin pagar los sueldos, se ha reforzado a conciencia buscando volver al profesionalismo y confirma su participación en el torneo. Su guía es otro joven entrenador que tiene la película bastante clara y le irá bien en el balompié nacional. También recordamos su final con Ovalle ante la U de Concepción.

Juan Antonio Torres

Corría el mes de julio del año pasado. Pleno invierno. Nos trasladamos a Viña del Mar. Siempre un placer, por cierto. Por más que debiéramos andar abrigados todo el día, dada la época. Pero la finalidad del viaje aportaba el calor. El placer. El sabor de boca agradable por saber que estaríamos tras los arcos del Sausalito con nuestra camarita amiga. Era nuestra primera vez en dicho recinto. En la cancha misma eso, porque desde niños fuimos muchas veces a la galería con nuestros padres. En las antiguas escalinatas donde nos regocijábamos cuando los vendedores rifaban un balón de fútbol o veíamos en el suelo hileras de revistas Estadio que se comercializaban de manera individual, que muchas veces las compramos para leerlas durante los partidos mismos.

Además, la ocasión de ir a la costa lo ameritaba por completo. Se trataba de Trasandino, único representante de Tercera División que quedaba en carrera y que venía de eliminar a San Luis en doble enfrentamiento y caer en casa por la cuenta mínima ante Everton. Por cierto, el equipo de Primera tenía la primera opción en la revancha. Sin embargo, estábamos seguros que los jugadores del Cóndor cumplirían una digna presentación. Y no nos equivocamos. Valió la pena la travesía nocturna.

En el banco andino, asomaban dos rostros que ya sabían de hazañas llegando a instancias finales de Copa Chile con un equipo de Tercera División: Christian Muñoz, el DT y su ayudante técnico, Miguel Ángel Sánchez. Otrora volante mixto con sus trenzas al aire de aquel Ovalle finalista del 2009, cayendo ante Universidad de Concepción tras haber dejado en el camino entre otros ni más ni menos que a Colo Colo. Esto, por penales.

En ese cuadro estaban Diego Cuéllar, Jorge Canales, Gonzalo Soto, Carlos Lemus, Juan Pablo Vera, Gustavo León, Salvatore Abarca y Miguelito Sánchez, entre otros. Hoy por hoy, el joven profesional surgido del sector El Sauce de Los Andes, en las afueras del Camino Internacional hacia Mendoza, es el entrenador actual de Trasandino. Y conversamos con él para el portal a propósito de todo lo que ha ocurrido y lo que se avecina para ellos este año 2020. También de esos recuerdos y del porqué el plantel del año pasado no se coronó campeón de Tercera después de su gran cometido en dicha llave ante los ruleteros.

“Nos transformamos en un equipo demasiado legible para nuestros rivales”, parte explicándonos. Y continúa afirmando que “el video de nuestros cometidos ante Everton fue material de consulta para todos ellos llegando a plantearnos partidos muy complicados que no supimos resolver. Sabían de las fortalezas y falencias de nuestro juego y se nos pararon bien. Por ejemplo, el mismo Concepción no era tan virtuoso, lo mismo Linares, pero nos complicaron. Y al final, en la liguilla cuando quedé yo a cargo tras la partida de Christian, gané dos y perdí dos. Pero también hubo situaciones en el año donde debimos apretar más al grupo y rotar más las alineaciones. Ya cuando reemplacé a “Manteca” González en el torneo anterior, logré ganar cinco, empatar dos y perder sólo uno, por lo que mi saldo a cargo del equipo ha sido bastante positivo”.

Claro que sí. Las estadísticas juegan a su favor. Además, que cuando le tocó ser el ayudante técnico se planteó bastante hidalgo, respetando las jerarquías. Su metamorfosis de jugador a entrenador la ha sabido aquilatar el profesional de 33 años, quien como jugador surgió del Nacional Sub 17 de San Fernando, donde representó a Cabildo. De ese mimo torneo surgieron Patricio Schwob y Juan Abarca. Después, Sánchez integró Huachipato, Unión Temuco, Ovalle, Coquimbo y Trasandino, siendo campeón del 2012 con los del Aconcagua. Como puede apreciarse, el torneo de ANFA se lo conoce al dedillo, desde distintas veredas.

“El profe Christian optó por partir y me tocó a mí cerrar el ciclo, pero de él sólo tengo agradecimientos. Es un estudioso, alguien muy preparado, que se maneja muy bien ante distintas situaciones. Siempre ha destacado por armar muy buenos planteles y con Trasandino no fue la excepción. Sin olvidar que es docente del INAF. Con él aprendí que, aunque estemos en Tercera hay que ser profesionales, porque la categoría es potente. Los clubes han ido entendiendo que deben profesionalizarse, surgiendo destacados jugadores y entrenadores desde acá”.

Y prosigue: “Nosotros tenemos el ejemplo cercano a seguir de Mario Salas, campeón con Barnechea el 2011, precisamente plantel formado por “el gordo” (nos dice sonriendo). Los cadetes que son desechados aquí en Tercera se pueden reencantar (sale el ejemplo de Pato Rubio). Y hasta en la misma Tercera B hay mucho jugador destacado. Soy un convencido que la formación en este país requiere de mayores recursos, lo que aportaría más jugadores integrales a nuestro fútbol, para que no sólo se preocupen “del partido”. Esto es mucho más: Lo otro es que nadie nos prepara para el retiro cuando somos jugadores porque el fútbol es una burbuja. Yo mismo trabajé en electricidad y minería antes de ir al INAF”, nos confiesa Sánchez Torres.

En la provincia de Los Andes están en cuarentena. Por lo mismo, Miguel pasa la mayor parte del tiempo en su hogar, con su pareja Sonia quien es profesora de Educación Física y de su hijo Bruno de 5 años. El club no ha pagado sueldos en estos últimos meses, pese a lo cual los jugadores se ejercitan enviando vía zoom sus trabajos, respondiendo a la planificación que se les entregó. Llegaron muy buenos refuerzos, conformándose un plantel competitivo, aunque igual partieron algunos jugadores que el DT siente.

“Se nos fue Matías Pérez, a quien me habría encantado retener entre los que partieron. Pero logramos mantener una base. Si el torneo es grupal seguramente nos tocará la zona norte, la que estará muy competitiva con Ovalle y Limache. Ya no jugarán Salamanca ni Osorno, dicen. Nosotros partimos la pretemporada en enero con el plantel. Y paramos en marzo. Llegaron Alan Chaparro, Iván Pardo, Leandro Pasmiño, Juan José Soriano, Bastián Lecaros, Lukas Farías, Felipe Lecaros, Diego Carreño, Fernando Pizarro, Bastián Castañeda, Tomás Leiva, Diego González y José Duarte, entre otros. Tengo la esperanza de que el torneo pueda jugarse y creo que los que han respetado los procesos y mantenido sus planteles lo terminarán peleando. La Tercera División es mejor que la Segunda”.

Este fanático desde pequeño de la música reggae y sound, sueña en grande con Trasandino. Una institución de tradición, que en la década de los ´80 vivió su mejor época, llegando incluso a la Primera División. Nunca nos cansaremos de decir que fuimos hinchas de ese modelo del ´83, con Pancho Ugarte y Bernardo Pavez entre nuestros ídolos. Ahora todo es distinto, desfilando las caras noveles y precoces, con un límite de edad en esta división que también trunca muchas carreras. Todos esperan en Los Andes con volver a ese sitial, aunque también hay que reconocer que se cometieron errores que los tienen en ANFA otra vez.

“Pasan los años y todo sigue igual acá, sin políticas nuevas en beneficio del club. Trasandino debería estar mucho más arriba en el fútbol chileno. Lo peor que le hicieron a la ciudad fue demoler el Estadio Ferroviario, porque el Regional es muy frío y desapareció la identidad. Nunca prendió. Felizmente no dependemos del borderó, porque además se jugará sin público. El apoyo del municipio y Codelco es fundamental. Pero, así como en los planteles es clave el “adaptarse”, uno también tiene que hacerlo con la realidad de la camiseta que se defiende. Además, tenemos cercano el ejemplo de San Felipe con su gran trabajo”.

Y partió donde los suyos. Seguramente en espera del almuerzo, escuchando a grupos como Gondwana, Cultura Profética, Bob Marley o Los Pericos. La relajación propicia para seguir esperando el inicio del fútbol chileno y el de Tercera División en particular. Seguramente seguirá con números azules.

Print Friendly, PDF & Email