Categorías
Actualidad Futbolística Hípica

El Fútbol y la Hípica suspendidos hasta nuevo aviso

Lo que no logró el legítimo movimiento social iniciado el 18 de octubre sí lo pudo detener el Corona Virus, suspendiéndose las carreras en todos los hipódromos del país. Primero fueron el Sporting y Mediocamino y, posteriormente, al Hipódromo Chile y Club Hípico no les quedó otra alternativa que cerrar sus puertas ante la pandemia, con cuarentena total para las comunas de Independencia y Santiago, donde se cobijan ambos reductos.

Meses antes, los torneos del balompié criollo también quedaron de infantería, retrasándose el inicio de los torneos de Segunda y Tercera División, mientras que las Primera alcanzaron a disputar sus iniciales fechas. 

Juan Antonio Torres

Ya el torneo del año pasado debió darse por concluido, titulándose campeón Universidad Católica en Primera División y Santiago Wanderers en Primera B, en atención a que lideraban ambos campeonatos al momento del estallido en las calles. Se unieron en Plaza de la Dignidad las barras de Los de Abajo con la Garra Blanca, algo que no fue bien sopesado por las autoridades del fútbol y tampoco por las políticas, minimizando un gesto que semanas después gatillaría en la imposibilidad de desarrollar partidos. Como fueron los suspendidos en La Florida, La Pintana y Coquimbo. Hasta que vino la cordura, dictaminándose el término de ambos torneos mayores.

La polémica se instaló al dictaminarse que no habría descenso, algo que matemáticamente hasta ese fin de semana que alcanzó a verse acción, Universidad de Chile estaba en zona de peligro. Algo que se incrementó después al negarse Unión Española a enfrentarla por semifinales de Copa Chile, optando por no presentarse. En definitiva, los universitarios jugaron ante Colo Colo en Temuco por la finalísima, imponiéndose los albos. Pero hasta ahí llegaría la cosa, porque recién en el verano se pudo disputar la liguilla de Primera B, ganándola Deportes Temuco, lo que le permitió enfrentar a un descansado Deportes La Serena, imponiéndose los papayeros en tanda de penales.

Durante todo ese tiempo en que el fútbol criollo quedó de infantería, la hípica continuó realizándose. Con un horario más adelantado, pero sin interrupciones. En tal sentido, los gremios hípicos bien podrían pegarse con una piedra en el pecho, porque la actividad no detuvo su curso, como asimismo los ingresos monetarios, tampoco. Pero tanto va el cántaro al agua, que lo que no consiguió el movimiento social por un Chile más justo, sí lo consiguió el Corona Virus, llegando a Chile tras atacar a China, Estados Unidos y Europa primeramente, siendo Italia el país más afectado en cuanto a fallecidos. Acá todavía falta que llegue el invierno, cruzando los dedos entre todos para resistir a pie firme esta amenaza viral haciendo cuarentena en nuestros hogares.

Cada hipódromo redactó y publicó un comunicado, haciendo carreras hasta donde pudieron, incluso sin público en las últimas jornadas que alcanzaron a disputarse, emulando lo hecho en Argentina, país que adoptó con más responsabilidad la llegada del virus, disputándose el Latino en Palermo sin público, para después bajar la cortina momentáneamente tanto el hipódromo de Gardel, como el de San Isidro, escenarios que recién se aprestan a ver la luz otra vez.

Por cierto, que ambas pasiones que cubre nuestro portal perjudicaron nuestro trabajo periodístico, pero entre todos debemos entender que se trata de un bien mayor, debiendo cuidarnos y refugiarnos ante la amenaza latente de esta cepa que aún no dispara con todo su poderío, temiéndonos que las cifras de víctimas seguirán aumentando en los próximos días y semanas. Quiera Dios que los científicos den con el antídoto para hacerle frente.    

Print Friendly, PDF & Email