Categorías
Actualidad Futbolística

“DONDE MEJOR ME HE SENTIDO HA SIDO EN REAL SAN JOAQUÍN”

La confesión corresponde al delantero oriundo de Quinta de Tilcoco, Álvaro Palma Salazar, el “Lewandowski” chileno, quien pese a haber jugado sólo una rueda en el cuadro blucerciata, se impregnó del cariño de su gente y del trato de ídolo recibido en su estadía. Siempre quedó la sensación sobre qué habría ocurrido si hubiera permanecido todo el año, porque así y todo estuvo entre los goleadores del torneo. Ahora se decidió por la estabilidad económica de Municipal Santiago, cuyos directivos ya en diciembre abrocharon su contratación. Él espera responder con lo que mejor sabe, inflar las redes contrarias. Además, el ex cadete de Colo Colo y Unión Española cree que todavía es posible escalar al profesionalismo y trabajará fuerte para cumplir su sueño, sin olvidar el gran incentivo en su vida que significa la presencia de su hija de dos años, Luciana.

Juan Antonio Torres

Pese a que ya sabíamos de su poder de efectividad en Deportes Rengo, el tenerlo más cerca en el día a día nos sirvió para conocer de mejor manera las grandes cualidades de Álvaro Palma. Tanto humanas como futbolísticas. De no ser por algunas lesiones, sin ninguna duda que estaría en las divisiones mayores de nuestro fútbol. Aunque en el mismo diálogo que hemos sostenido con él para esta entrevista nos ha entregado antecedentes de camarín que también son datos para la causa, justificándose que haya tenido que dar la vuelta larga en el fútbol. Como tantos otros.  

Lo más frustrante lo vivió en las cadetes de Unión Española. Ya había estado en Colo Colo, en la misma generación ´96 de Bryan Carvallo, Jorge Araya, Henry Sanhueza, Hardy Cavero, Dylan Zúñiga y Roberto Riveros, entre otros que llegaron a Primera. Siempre campeones en el Fútbol Joven. Eso hasta los 16 años. Luego cambió el Monumental por el Santa Laura, integrando la Sub 17 y juvenil de los hispanos, donde se codeó con compañeros como Pablo Galdames, Tomás Astaburuaga, Jason Flores y Pablo Aránguiz. Entonces la primera pregunta salió por añadidura, por qué ellos sí y usted no le consultamos de entrada.

“Mire, a esta altura de mi vida, pensándolo con mayor claridad, si bien en Unión tuve más oportunidades para llegar al primer equipo que en Colo Colo, me desilusioné de algunas cosas que me tocó vivir y que me tuvieron desmotivado como un año antes que llegara la posibilidad de jugar en Tercera. Ocurre que en mi puesto estaba José Luis Sierra hijo y el primer equipo lo dirigía su padre. Le dieron toda la preferencia a él, pese a que yo marqué más goles. Lo consideré una injusticia. Sorpresa mayor cuando después veo que a él (Sierra) lo llamaron hasta a la selección Sub 20”, nos confidencia. Son detallitos que van marcando a los distintos jugadores. Sin olvidar todo el tema que involucra a los empresarios, como tampoco aquello de cuánto sirve en Chile “ser hijo de”.

Lo narrado por Palma, se suma a otros episodios de tal naturaleza que nos ha tocado conocer en el balompié nacional. Eso de cómo no siempre llegan arriba los que debieran y cómo muchos se van quedando en el camino, tanto por falta de “auspicio”, como también por ser algo más quitados de bulla. Muchas veces los que juegan no son los mejores. No descubrimos Roma diciendo eso, pero es una realidad que no podemos desconocer. Por eso damos fe de lo que nos dice el “Lewandowski” de Tercera.

“La vuelta larga es un camino de harto esfuerzo, a veces viviendo más penas que alegrías y cosas difíciles de aceptar, pero el poder competir es algo demasiado gratificante. El sentir ese gustito cuando salimos a la cancha en busca del triunfo es demasiado impagable para los que nos gusta el fútbol. Lo bonito es el día a día y puedo decir que en Tercera he conocido gente muy linda, de mucha calidad humana. Les confieso que donde mejor me he sentido ha sido en el Real San Joaquín. Fui muy querido y me hicieron ver como alguien importante. A pesar de todas las adversidades se veía un trabajo en conjunto y logramos sacar la tarea adelante. Me llevo gratos recuerdos de ese club y habría seguido encantado si se hubieran dado las condiciones. Los muchachos forman un muy lindo camarín y me gustaron mucho sus colores, su escudo y el estadio donde juegan. Les deseo lo mejor”.

Así de hidalgo. Quién lo iba a pensar. Es que donde más permaneció fue en Rengo con tres temporadas, más una inicial en Gendarmería. Lo cual demuestra que hay veces en que la plata no lo hace todo y los jugadores, si bien requieren de su recompensa cada fin de mes, también reciben de buena manera cuando se les da un trato paternal y se les brinda cariño. Como dijo Álvaro, sentirse querido, en estricto rigor. Claro que ahora será rival de los sampdorianos, cambiando el Arturo Vidal por el sintético de San Ramón, donde también lo tendremos bien cerca para cubrir sus partidos.

“Ya en diciembre llegamos a un acuerdo con Municipal Santiago, una vez terminado el torneo. Espero romperla en este equipo, donde pese a la pandemia y al que estamos entrenando vía skipe, nos han pagado el sueldo íntegro todos estos meses. Eso se valora. Yo vengo de Quinta de Tilcoco, de la misma zona de Fernando Cornejo, Jaime Riveros y Darío Gálvez, aunque mi familia es más del centro de tal localidad. Mi madre tiene una panadería. Y en Rancagua tengo a mi hija Luciana de dos años, quien también me tiene chocho y vivo para ella. Como en casa no tenemos cuarentena, puedo salir a correr a un campo y un cerro que hay cerca, lo cual me permite mandar a los profes los videos de mis entrenamientos”.

No tenemos dudas que le irá bien al jugador de la generación ´96, al que, si bien por edad le quedaría otra temporada más en Tercera aparte de esta que aún no comienza, la idea es dar ese salto a una instancia donde sólo ha visto de reojo cómo la mayoría de sus compañeros de cadetes llegaron al profesionalismo. Es hora de que Álvaro Palma ponga orden y haga lo mismo. Ahora en Municipal Santiago ya no estarán emblemas como Diego Delgado, Christopher Veloso o Alan Fernández, todos además muy buenos niños, pero han llegado refuerzos que suplirán bien a tan importantes ausencias, manteniéndose el mismo cuerpo técnico que terminó dirigiendo el año pasado.

Print Friendly, PDF & Email